la mafia no descansa

Poemas de Florentino Díaz para el Festival de Poesía de Barranco

El poeta leerá el miércoles 08 de noviembre en Victoria Bar, para la segunda fecha del 3°Festival de Poesía de Barranco que va del 07 al 09 del presente en los principales bares del distrito.  

Publicado: 2017-11-04


Florentino Díaz Ahumada estudió literatura en la PUCP y medicina tradicional china en la Escuela Nei JIng. Ha culminado sus estudios de maestría en escritura creativa en la UNMSM. Ha publicado: Inmanencia, Transmutación de la ciudad, la Revolución de los peces, 28 versión 1.0, Oda a Berlín y Danza para las calles que tiemblan, entre otros textos. Se dedica a la docencia y al performance poético. 

El poeta participará en la tercera edición del Festival de Poesía de Barranco que se dará del 7 al 09 de noviembre de 2017 en los principales bares culturales del distrito. La inauguración será el martes 7 de noviembre en Dada Bar, miércoles 8 en Victoria Bar y cerrará el jueves 9 en el Dragón de Barranco.

Florentino Díaz leerá el miércoles 08 de noviembre en Victoria Bar, ubicado en Av. Pedro de Osma 134 Barranco. Los recitales serán a partir de las 7:30pm hora exacta. Les recomendamos agendar los eventos para no perderse ninguna fecha.


Evento en facebook

Fanpage Plectro Editores



Danza para tus pies, tu corazón y tu centro:

Las calles son el cuerpo.

Todo tiene un ritmo propio. El ritmo de las letras

Que se ocultan: Las otras tierras, los semblantes a la luz del sol.

Entre la puerta y el arco, sobre el tablón de la mesa,

Hay un espejo perfecto donde aparece la ciudad.

Por él estudiamos a los místicos y bebemos

Con la esperanza de penetrar en sus senderos.

Pero a ciencia cierta, mientras la casa se incendia,

Y el puente ya quebrado no deja más de atarte,

Vamos pensando el retorno; vamos buscando saber.

Y entonces preguntamos de dónde vienen.

Y comprendemos. Pero este destello es enorme, esta furia

Que toma a la ciudad del cuello, a los hombres ambulantes del cuello,

A los estudiantes del cuello, a las señoras de los supermarkets del cuello,

A los seres que aún no hunden su frente en la codicia;

Esta furia no es invencible. El hilo del andar sí lo es.

El hilo de la danza.

Y el camino donde sonríes:

Y aun así, Madre de los encuentros,

Despliega aquel fuego sobre la calle que escucha.

Madre de los encuentros, llévate el mal de estos balcones,

El mal de los sin rostro, de los no vamos a la luz.

Aun así, tras el espejo, volteándose por completo,

Habita la sombra del hermano vuelto lumbre:

Su corazón redimido por la caricia del poema,

Su corazón a flor de piel por el ritmo del abrazo, la cadencia del amor.

Su nombre puro es una esfera

Donde no hay disparos ni soldados; donde no se muere

Nunca más de hambre o de tristeza.

En esa esfera, un punto brillante, aunque también oscuro

Y diminuto; un punto para no olvidar todos los orígenes del fuego.

Un punto de inescrutable silencio: quieto y absoluto

Como el beso de un dios.

Su corazón es en verdad un puente, amplísimo horizonte

Que nos recuerda el canto:

El deseo por ser libre que atraviesa a los mundos.

El deseo que mueve sombras y constelaciones.

El deseo del corazón estremeciendo los más antiguos sepulcros.

Rasgando los templos y las fortalezas;

Derrumbando imperios y cosechando estrellas en el tiempo libre

Y precioso de los desempleados y los muchachos sin éxito.

En el tiempo contemplativo cuando no rigen sobre ti

El peso de las carreras o la currícula de los comerciantes de la información.

Ese tiempo justo y necesario donde se puede amar y andar

Por la ciudad, mirar los parques, dejarse internar por el sonido.

Ese tiempo justo y necesario para el nacimiento de nuestros sentidos

Para el florecer de nuestras visiones.

La savia de ese tiempo

No se halla en tus ojos. No se extingue bajo el momento.

No cruza las líneas ni las perpendiculares.

No elude las letras pequeñas de los contratos cielos-tierra.

De los centro comerciales estelares,

De las duchas para recién nacidos;

El suave olor de la manzanilla ha encendido su espíritu.

La sombra del hermano danza.

La sombra de la hermana danza.

La sombra de los perdidos danza.

La sombra de los caídos danza.

Y nosotros

A la danza nos unimos.

Borde, arena, cuencos: luna extendida, convertida en madrigal:

La constancia de unos pies.

Danza.

Entonces llega el tren. El pueblo, el hierro entre tus huesos,

Vuelven finalmente al sueño; y tus lágrimas oscuras

Tu no tristeza, ni tu no rencor, vuelven al silencio.

Poderoso rey, lamentas sobre estos cuerpos el tiempo perdido

Poderoso río, has abierto un abismo y toda la ciudad ha despertado

¡Temblor! ¡Temblor! ¡Temblor!

Vuelve del olvido, de la calle vuelve.

Noche sobre tus ojos, traspasando los cristales.

Noche sobre esa arena y los niños y los ancianos moribundos.

Noche sobre las piedras secas de Marte y los anillos de Saturno.

Noche sobre este tiempo y la distancia.

Noche con velocidad o sin fuego.

Noche para los que exhalan este último aliento.

¡Temblor! ¡Temblor! ¡Temblor!

Reunidos en el cerco de la palabra

Completamente concentrados, nos estamos moviendo.

El edificio está por arrancarse de la tierra- ya lo quisieras-

Y no permites otro tiempo más. Las palabras son poderosas.

¿No lo crees? Aunque no lo hayas dicho, has sabido atesorarlas.

Y desde tu nombre, tu lugar, tu estirpe, has buscado

Alentar siempre el sonido.

No obstante no hay palabras

Lo que existe es fuego invisible como el viento

Columnas de realidad preparando el recuerdo.

Ya no ejércitos ni bombas vulnerando las calles,

Ya no ejércitos ni balas conquistando este mundo:

Danza sobre las hojas no perdidas

Danza junto a la puerta resplandeciente por el sol.

Proyecta tu cuerpo hacia sus ventanales. Permite a la luz transformar.

Permite al rayo transmutar:

Nuestros ocultos deseos, nuestras pesadas pieles.

Permite el canto de los que no han cantado.

Permite el silencio de los que hablaron demasiado.

El hermano antiguo lleva a su hijo de la mano.

Lo lleva grácilmente por las azucenas de la ciudad

Jazmines alrededor exhalan su fragancia.

El sol es todo un libro, abierto a la delicia de ojos fuertes,

De ojos cual montaña equilibrada entre dos mares.

Mientras los más sabios van narrando

Que el mundo todo es tiempo,

Aquél ya va dejando la piedra de su aflicción.

Nosotros nos sentimos listos: nos declaramos fuego.

Nosotros sí estaremos presentes cuando aparezca la luz.


DE: Danza para las calles que tiemblan. Ediciones Bardoborde Libro Ensamblaje, junio 2016.



Activación del sentido

a Carlos Villacorta


Anuncio ese tiempo

-Sin patria-

Con solo la tierra bajo tus pies.

Y anuncio también el destello

De millones de almas libres

Navegando al horizonte.

Anuncias el despertar del cuerpo

Y los cestos con el manjar

Y al contento niño cerca.

Anuncio la contemplación

Y el deseo

Libre al fin de jueces y soldados.

Anuncias el cielo donde recorres

Con tu mirada-alma-lumbre

El instante de tu corazón.

Anuncio

Esta perplejidad y el ocaso de la mente.

Un colibrí es ahora aquel viejo león.

Lo anuncio.

Desde esta silla de tortura,

Desde esta piel sin almohada

Desde este hospital donde desangro

Desde esta prisión afiebrada

Lo anuncias.

Porque te amo

Eres mi Amado.

Porque me amas

Soy tu Amada

Porque amamos somos

Los más amados.

Comprendo el sonido de las flores

La tesitura del beso en las hormigas.

Estoy embriagado del Sueño.

Tu nombre para este nombre

Tu sombra para esta sombra.

Estamos llevando nuestra agua.

La abrazamos, la tenemos, la custodiamos.

Corteja de un beso este poema

Guerrero tú

Guerrera tú.

Esto somos.

Toda tu razón y tu nombre

Corteja este verso con tus labios

Pura energía de sonidos trémulos

Miles de trompetas

Enceguecen el tumulto.

Yo lo anuncio,

Aunque parezca ya tarde.

Anuncio este retorno del tiempo,

Anuncio este comienzo.

28 es un número:

Una falla en el circuito de la compra venta.

28 son los amantes

De una ciudad incendiada.

28 es un asalto de banco,

Un abrir los muros,

Un saqueo al miedo.

28 es una estrella de madera

Sobre una estrella con guirnaldas.

28 es una pintura

En tu puerta.

28 es tu amante más tierna.

28 es tu amante más feroz.

28 es una pistola

Con balas de pensamientos, luz índigo

De sueños, amplios gritos de justicia;

Sensuales movimientos al calor de las estrellas.

28 es una detonación

Que no hiere,

Que no sangra;

Y que clama,

Llama, ama,

Anda.

28

No es un dedo que señala

Una franja roja en el calendario.

28 no es un pasaje,

Una casa construida con tus manos,

Un espacio noble, una manera de ver.

28 es el inicio.

28 es lo no final.

28 es 28.

Y un lugar que se grita por la calle

Con un álbum 28.

Tú celebras en una esquina

El pago en tu bolsillo.

Estás feliz, plácido, alegre.

No hay constelaciones en tus ojos

Sólo el catálogo fitness,

Lo último en muebles o computadoras

Tu nombre es “usuario”.

Tu tribu es “audiencia”.

Y ese programa de restaurantes de moda

Te da calor

Al estómago.

Y sufres

Por seguir con el traje

Último marcbohle de temporada

Y no sabes lo que es 28.

POR EL MOMENTO

Y en realidad

Todo lo que es viejo pasará

Y todo lo que es nuevo vendrá

Y todo lo que es nuevo será viejo

Y todo lo que es viejo

Se hará nuevo.

Para cuando el tiempo de venir

Sea el de ahora.

Para así cuando te digas:

“Buscaré”, sea también el tiempo.

Y la pregunta por ser feliz te ronde;

Y su respuesta sin respuesta

Te deslumbre.

Mientras tanto,

Yo te sigo viendo

En una esquina,

Tan vacío e ilusorio:

Pequeñas gotas en la ventana,

Apenas pasan. Cuán bella su luz…

Te veo

Esperando un mensaje

De palabras y palabras,

Que en la tv se escuchan,

Buscando callar, buscando cerrar

El río de voces y de cuerpos,

El río de almas que se entregan

A no quedarse entre los muertos:

A no dejar su 28.

28 es una estación

De fuego en la mirada.

28 es un día

Lleno de pisadas.

28 es una canción

De 28 puñaladas.

Y de 28 fogonazos en el cielo.

28 es una caricia

Perdida entre huacas

Edificios, carreteras.

28 es un tiempo libre

Dentro de un tiempo no libre.

28 es un impulso.

Es tu sexo sobre mis muslos.

Es el clamor de la lengua,

La iluminación de una mirada.


De: 28 versión 1.0. Ediciones Bardoborde, libros ensamblaje. Segunda edición junio 2016.  

Ajuste de la detonación

Para cada momento del día

Secuencia de luz

Activada

Estás en 28.


Escrito por

PLECTRO Editores

PLECTRO EDITORES es una Editorial Independiente y una Plataforma de Comunicación Intelectual, Poética y Artística.


Publicado en

PLECTRO EDITORES

PLECTRO EDITORES es una plataforma de comunicación intelectual, poética y artística. promotora de la cultura y el conocimiento.